Seguidores del Blog

Selecciona tu idioma / Select your language / Choisissez votre langue
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

20 de oct. de 2009

Antonio Anglés


Antonio Anglés Martins, presunto asesino español, nació en Sao Paulo (Brasil) el 25 de septiembre de 1966, pero tan sólo vivió un año en la ciudad brasileña antes de trasladarse a España. Según sus familiares y conocidos era un delincuente habitual de carácter violento que solía propinar palizas a su padre. Tenía antecedentes por robo, atraco y tráfico de drogas. Se le conoce por el triple crimen cometido en la localidad valenciana de Alcácer, más conocido con el nombre de "El crimen de Alcácer", donde presuntamente secuestró, torturó, violó y asesinó a tres niñas: Miriam García, de 14 años, Antonia Gómez, de 15, y Desirée Hernández, de 14 años. Pasó dos años en la cárcel por encadenar, golpear y torturar a su ex-novia, aparentemente por haberle robado a éste varios gramos de heroína. La mujer logró salvar la vida gracias a la intervención de la madre y los hermanos de Anglés. Recibió un permiso penitenciario en marzo de 1992, que aprovechó para no regresar a prisión, con lo que no terminó su condena y estuvo a partir de ahí en situación de busca y captura. Antonio Anglés, también conocido como "Asukiki" o "Sugar" se encontraba paseando con el Opel Corsa de su amigo Miguel Ricart y con este mismo. Yendo por la carretera vieron a tres chicas que se encontraban haciendo autostop en una gasolinera, con el fin de asistir a una fiesta de su colegio que se llevaría a cabo en la discoteca Coolor. Anglés les preguntó si se dirigían hacia la discoteca Coolor y las tres chicas subieron al automóvil. Al llegar a la discoteca Coolor Anglés le dijo a Ricart que continuase conduciendo. Las niñas empezaron a gritar. Acto seguido, Anglés sacó una pistola Star de 9 mm. Las golpeó con la culata del arma y posteriormente las ató. El "Rubio", como llamaban a Ricart, condujo el automóvil hacia Catadau. Esta era la zona donde Anglés solía refugiarse cuando lo buscaba la Guardia Civil. Sugirió la caseta medio derruida de "La Romana" como lugar donde llevar a las chicas. Dos de las niñas fueron violadas tanto por Anglés como por Ricart. A posteriori deciden atar a las niñas y regresar al pueblo en busca de comida. Al regresar violaron a la tercera niña para a continuación cavar la fosa y obligarlas a caminar hasta ella, donde les disparó y enterró. Recogieron los casquillos del arma de fuego y limpiaron el coche.
Publicar un comentario en la entrada