Seguidores del Blog

Selecciona tu idioma / Select your language / Choisissez votre langue
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

20/10/2009

Antonio Anglés


Antonio Anglés Martins, presunto asesino español, nació en Sao Paulo (Brasil) el 25 de septiembre de 1966, pero tan sólo vivió un año en la ciudad brasileña antes de trasladarse a España. Según sus familiares y conocidos era un delincuente habitual de carácter violento que solía propinar palizas a su padre. Tenía antecedentes por robo, atraco y tráfico de drogas. Se le conoce por el triple crimen cometido en la localidad valenciana de Alcácer, más conocido con el nombre de "El crimen de Alcácer", donde presuntamente secuestró, torturó, violó y asesinó a tres niñas: Miriam García, de 14 años, Antonia Gómez, de 15, y Desirée Hernández, de 14 años. Pasó dos años en la cárcel por encadenar, golpear y torturar a su ex-novia, aparentemente por haberle robado a éste varios gramos de heroína. La mujer logró salvar la vida gracias a la intervención de la madre y los hermanos de Anglés. Recibió un permiso penitenciario en marzo de 1992, que aprovechó para no regresar a prisión, con lo que no terminó su condena y estuvo a partir de ahí en situación de busca y captura. Antonio Anglés, también conocido como "Asukiki" o "Sugar" se encontraba paseando con el Opel Corsa de su amigo Miguel Ricart y con este mismo. Yendo por la carretera vieron a tres chicas que se encontraban haciendo autostop en una gasolinera, con el fin de asistir a una fiesta de su colegio que se llevaría a cabo en la discoteca Coolor. Anglés les preguntó si se dirigían hacia la discoteca Coolor y las tres chicas subieron al automóvil. Al llegar a la discoteca Coolor Anglés le dijo a Ricart que continuase conduciendo. Las niñas empezaron a gritar. Acto seguido, Anglés sacó una pistola Star de 9 mm. Las golpeó con la culata del arma y posteriormente las ató. El "Rubio", como llamaban a Ricart, condujo el automóvil hacia Catadau. Esta era la zona donde Anglés solía refugiarse cuando lo buscaba la Guardia Civil. Sugirió la caseta medio derruida de "La Romana" como lugar donde llevar a las chicas. Dos de las niñas fueron violadas tanto por Anglés como por Ricart. A posteriori deciden atar a las niñas y regresar al pueblo en busca de comida. Al regresar violaron a la tercera niña para a continuación cavar la fosa y obligarlas a caminar hasta ella, donde les disparó y enterró. Recogieron los casquillos del arma de fuego y limpiaron el coche.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Disculpadme, pero me gustaría hacer algunas puntualizaciones:

1) Aunque no se especifica, pareciera por el contexto que la foto que aparece en esta entrada del blog, se corresponde que Antonio Anglés, y no es así: se trata de Miguel Ricart, su presunto cómplice, cinco años después de cometidos los asesinatos, en el juicio oral en el que fue acusado y sentenciado.

2) No se pudo demostrar que Ricart participase de las tres violaciones y de los asesinatos. Él sólo llegó a inculparse de participar en una de las violaciones, y eso porque, según dijo, estaba amenazado por Anglés y le tenía miedo. Posteriormente, Ricart se desdijo de esto y se declaró inocente, alegando que se declaró cómplice sólo por haber sido golpeado y amenazado por la policía. No hay pruebas biológicas que incriminen a Ricart directamente con los crímenes.

3) Antonio Anglés nunca ha sido detenido, procesado y juzgado por estos delitos. Huyó antes de que la policía pudiera detenerle, y desde 1993 permanece en paradero desconocido, a pesar de haber montado para su captura uno de los cercos policiales más importantes de la historia de España. Algunos dicen que está muerto, otros que está en Gran Bretaña, otros en Brasil, Sudamérica o USA... La verdad es que no se sabe nada acerca de su paradero.

4) Hay personas que creen que ni Anglés ni Ricart estuvieron implicados en el secuestro, tortura y asesinato, o que en todo caso sólo participaron tangencialmente o "por encargo", y que todavía están en libertad los verdaderos culpables (a parte del fugado Anglés). Hay muchas teorías al respecto. Una de las más creíbles es que, aunque Anglés y Ricart participaran, no pudieron en todo caso hacerlo solos. Desde esto, hasta que en realidad los asesinos son un grupo de personas poderosas y adineradas con hobbies "macabros", adictos al masoquismo y sin escrúpulos que utilizaron a las niñas en una de sus bestiales orgías y luego han empleado sus contactos y sus resortes de poder para salir indemnes e implicar a dos delincuentes habituales de baja estofa. En realidad apenas hay pruebas de nada de esto, pero tampoco la teoría de la culpablidad de sólo-Anglés-y-Ricart parece demasiado sólida. Hay algunos interrogantes respecto a este caso, entre otras cosas porque las diligencias del levantamiento de los cadáveres y las primeras autopsias no se hicieron correctamente, y porque hay numerosas contradicciones entre los testigos.

Este suceso tuvo una repercusión mediática inmensa y conmocionó a la opinión pública española; el fugado Anglés se convirtió durante muchos años en "el enemigo público número uno".

Icaro dijo...

El texto publicado por Hevelyn, corresponde al extraído de la Wikipedia. Digamos que, tanto amigos, como familiares de uno y otro bando, periodistas de investigación y demás, tendrán cada uno una visión distinta de lo ocurrido.
A modo de ejemplo, muchos son los que no creen en Dios, entre los que me incluyo, y no se creen nada de lo que diga la Biblia o cuente la Iglesia en cada parte del mundo.
Supongo que cada uno tiene su versión de los hechos y que nada está dicho hasta que no se tengan las suficientes pruebas para acusar a alguien.
Las leyes son simples: primero acusan, te compromenten, te corrompen, te intimidan y hasta te juzgan con un montón de cargos, luego te meten en prisión... Lo último de todo, es investigar el asunto. Aunque el daño al acusado esté hecho, ni piden perdón y pelillos a la mar.
La justicia es ciega...